El seguro no abona indemnización por todos los días de curación

El seguro no abona indemnización por todos los días de curación

en la categoría General

Cuando el seguro no abona la indemnización por todos los días de curación, una vez que se comprueba el error o la mala intención, se puede iniciar un proceso de reclamación.

El Baremo de Tráfico establece las cuantías de las indemnizaciones por accidentes de tráfico. En él se dispone la cantidad que corresponde a la víctima por día de perjuicio, según la gravedad y las limitaciones que se produzcan para sus actividades habituales. El perjudicado en el accidente tiene derecho a cobrar esos importes, y las aseguradoras tienen la obligación de pagarlo ya que es la forma de reparar el daño causado.

¿Qué hacer cuándo la aseguradora no abona la indemnización por todos los días de curación?

Es necesario tener presente que cada caso es especial y tiene características que lo hacen único. Hay ocasiones en que las personas comparan su situación con las de otras víctimas y entienden que la aseguradora no cumplió de la misma manera con ambos.

Sin embargo, es posible que la similitud sea solo aparente. Por lo tanto, es conveniente analizar la situación e intentar tener claro si hay un motivo válido para que la aseguradora pague menos de lo que debería. En cualquier caso, siempre lo mejor es buscar el asesoramiento de un abogado con experiencia en indemnizaciones de accidentes de tráfico.

Un camino posible es el siguiente:

1. Comunicarse con la compañía de seguros

El primer paso es escuchar qué tiene para decir la compañía de seguros. Establecer contacto con la aseguradora para plantear la disconformidad es un buen inicio. Hay que explicar claramente por qué la persona considera que tiene derecho a indemnización por todos los días de curación. Es importante pedir una respuesta por escrito y conservar un registro de todas las comunicaciones.

2. Buscar asesoramiento legal

Como hemos visto, un abogado especialista en accidentes de tráfico analizará el caso, considerará si realmente la aseguradora reconoce menos de lo que corresponde.  Podrá negociar en nombre de la víctima con la compañía de seguros. Si es preciso iniciar un proceso judicial, actuará en representación del perjudicado.

3.  Presentar una reclamación formal

Si se concluye que existen los elementos necesarios, se comprueba la razón de la víctima y si la aseguradora sigue en su negativa a pagar, se presentará la reclamación formal previa a la vía judicial ante la compañía de seguros.  Es importante seguir el procedimiento establecido en la legislación vigente, a la reclamación se debe unir toda la documentación necesaria que respalde la reclamación.

4.   Recurrir a las autoridades competentes

Si la compañía de seguros se mantiene en su negativa a indemnizar por todos los días de curación y procede de forma contraria a la legislación vigente sobre el particular, se puede presentar la queja ante las autoridades competentes. En España se presenta ante la Dirección General de Seguros Fondos de Pensiones.

Esta entidad es responsable de supervisar y regular el sector de seguros. La reclamación se presentará por escrito y se adjuntará la documentación probatoria de la misma. La Junta de Reclamaciones evaluará el caso y emitirá una resolución.

Si la persona entiende que la resolución de la Junta no corresponde a su situación, o la respuesta de la aseguradora aún cumpliendo en la forma las disposiciones legales, no es acorde en el fondo a la reclamación efectuada se deberán iniciar acciones legales y presentar una demanda ante los tribunales.

 ¿Qué factores inciden en la consideración de «días de curación»?

La suma que puede recibirse por concepto de indemnización por días de curación no es un simple cómputo de tiempo del calendario. Depende de varios factores que combinan tiempo y daño causado.

Algunas de las cuestiones que impactan en el importe que la aseguradora debe abonar son los siguientes:

  • Momento del inicio del tratamiento de rehabilitación o de curación. El período de los días de curación comienza inmediatamente después de ocurrido el accidente.

Probablemente la aseguradora tomará en cuenta el día en que el tratamiento se inició efectivamente, no el que ocurrió el accidente y la lesión.

  • Número y frecuencia de sesiones de curación. Debe de haber una continuidad en el tratamiento de curación, sin causa justificada no se debe interrumpir el tratamiento.
  • Tipo de lesión y evolución del proceso de curación.
  • Pérdida de autonomía personal. Esta condición se refiere a la inhabilitación de la víctima para tareas relevantes de su desarrollo personal. Por ejemplo, imposibilidad de caminar, incapacidad para realizar su actividad laboral o profesional.

Estos son algunos de estos factores que pueden incidir en la valoración de los días de curación, pero la lista no se agota en ellos.

En atención a los mismos, es posible que dos personas que tuvieron un accidente el mismo día y que recibieron el alta médica el mismo día, perciban indemnizaciones diferentes por días de curación.

¿Qué plazo tiene la aseguradora para pagar la indemnización por accidente?

La ley establece que la compañía de seguros tiene un plazo de 40 días para pagar el importe mínimo al que la víctima tiene derecho. Por lo tanto, si existen diferencias entre lo que paga y lo que el perjudicado entiende que debe pagar, la compañía no estará fuera de plazo. Basta con que pague el importe mínimo, para cumplir con lo dispuesto en la ley de Contrato de Seguro. A continuación, vendrán las negociaciones y las reclamaciones, en las que el plazo de resolución se amplía hasta los tres meses.

¿Qué pasa si la aseguradora reconoce que debe pagar más de acuerdo a todos los días de curación?

Puede suceder que a partir de la negociación o por la reclamación formal ante las autoridades, la compañía de seguros reconozca que la víctima tiene razón.

Si pagó el mínimo exigido por la ley, podrá pagar el resto más tarde. La Ley de Contrato de Seguro, en el artículo 20 establece que la aseguradora incurre en mora si no cumple con su obligación pasados tres meses desde que se produjo el siniestro.

En caso de mora, deberá pagar también los intereses que correspondan. Estos intereses tienen efectos retroactivos y se calculan a partir del día en que se produjo el siniestro o no hubiere procedido al pago del importe mínimo de lo que pueda deber dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro.

Negociar con las aseguradoras y ganar los conflictos no es sencillo. La participación de un abogado especialista siempre permitirá lograr los mejores resultados.

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG